Captura de pantalla 2018-04-20 a la(s) 0

SMART

Smart Architectural and Archeological Heritage. Instrumentos y Estrategias de Innovación para la Integración de la Gestión Patrimonial, Turística y Paisajística

 

Responsable: Antonio Tejedor Cabrera
Tipo de Proyecto/Ayuda: Plan Estatal 2013-2016 Retos - Proyectos I+D+i
Referencia: HAR2016-79757-R
Fecha de Inicio: 30-12-2016
Fecha de Finalización: 29-12-2019

Equipo de Investigación: Ángela Barrios Padura; Francisco Borja Barrera, Manuel Casares Porcel, Román Fernández-Baca Casares, Mercedes Linares Gómez del Pulgar, Esther Mayoral Campa, Marta Molina Huelva.

 

Equipo de Trabajo: Alberto Ferlenga, Pablo Garrido González, Carlos Plaza Morillo, José Tito Rojo, Soledad Gómez Rodríguez, María Dolores Noguero Hernández.

En los últimos años el concepto de patrimonio y el de paisaje han ido adquiriendo una relevancia cada vez mayor, englobando casi todo el mundo conocido y borrando los límites entre ambos. El patrimonio ha evolucionado desde las posiciones decimonónicas de atender sólo aquellos bienes que tenían un carácter o valor histórico-artístico, de marcado carácter objetual y que se identificaba con la idea de Monumento,   hasta posiciones donde el contexto y lo inmaterial han tenido cada vez más relevancia. Así en la actualidad lo patrimonial tiene una escala y una naturaleza distintas, englobando lo monumental, lo ambiental, lo natural, lo cultural, en una idea más amplia y compleja que en cierta forma se toca con el concepto de paisaje. Este a su vez ha pasado de ser una idea vinculada a una construcción cultural de un determinado entorno natural, hacia posiciones donde cada vez de forma más reiterada se ha ido incorporando lo artificial, lo construido por el hombre hasta contener también lo urbano, en una idea que nos habla del paisaje como “… forma y expresión de una cultura en el territorio. Paisaje que entendemos como una realidad compleja en la que podemos rastrear el espesor de la acción humana a lo largo de los siglos” (Tejedor, 2013: p.11). La mirada contemporánea, además, ha incorporado a éstos entornos conceptuales otros valores, lo banal, lo vacío, lo feo, lo cotidiano, lo vulgar, en definitiva lo ordinario, como valor de reflexión pero también como valor de acción, estableciendo una lectura más amplia y compleja de éstas realidades, tratando de incorporar el presente a unos contextos donde el pasado adquiere toda la relevancia. Por tanto, se ha pasado de una idea de patrimonio y paisaje que los entendía como compartimentos estancos, hasta aunar ambos en la idea de Paisaje Patrimonial. Concepto que engloba a lo edilicio, lo urbano, lo natural y lo artificial, lo físico y lo inmaterial, al contexto y sus habitantes.

En este sentido la condición de los yacimientos arqueológicos es muy interesante, ya que en general su reconocimiento como patrimonio es indiscutible, pero en casi todos los casos, esa condición patrimonial convive con una clara vocación paisajística, debido por un lado, al carácter topográfico que el paso del tiempo les confiere, y por otro al proyecto de paisaje construido por los responsables de su gestión, configurando sus límites, decidiendo que se muestra y que se oculta, estableciendo las condiciones para ser visitado etc..

A este cambio de naturaleza de los conceptos de Patrimonio y Paisaje, hay que añadir una nueva capa, que tiene que ver con el uso que la sociedad hace de esa idea imbricada de ambos conceptos, y es la consideración de estos espacios como lugares de consumo turístico. La conversión del sector turístico en los últimos tiempos en un importante motor de desarrollo económico, su evolución desde lo periférico y exclusivo, hacia la democratización y el turismo de masas, le suma al concepto de Paisaje patrimonial un valor económico, que hasta ahora no había tenido. Así a su valor histórico artístico, científico o cultural, se le superpone un valor como elemento de consumo, con un potencial muy importante en la transformación de las dinámicas de uso de esos espacios, que demanda de la sociedad herramientas de gestión.

Patrimonio, paisaje y turismo, son tres realidades preferentes en la investigación actual, que  además, a menudo confluyen en territorios comunes, pero que sin embargo suelen tener una gestión fragmentaria, haciendo muy difícil la coherencia en las decisiones y la convivencia entre realidades diversas.

(Mayoral_1) En este contexto surge el Proyectos I+D+I (HAR2016-79757-R)“Smarch. Smart Architectural and Archeological Heritage. Instrumentos y Estrategias de Innovación para la Integración de la Gestión Patrimonial, Turística y Paisajística“, del Plan Estatal 2013-2016 “Retos” del Ministerio de Economía y Competitividad. Proyecto que explora el potencial de las herramientas SIG para una gestión integrada del patrimonio arqueológico, el territorio, el paisaje y los fenómenos turísticos vinculados a un paisaje cultural.

 

TEJEDOR CABRERA, Antonio(2013), Itálica: Tiempo y Paisaje,  Sevilla: Universidad Internacional de Andalucía.